Carrito  

Sin producto

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Carrito Confirmar

Newsletter

Buscar

NUESTRO BLOG 

INDICE DE NOTICIAS:

1-ALCALINDAD VS ACIDEZ

2-LA DIETA IDEAL

3-CÁNCER: ALCALINIZAR O MORIR

 

1-ALCALINIDAD VS. ACIDEZ

 

ALCALINIDAD VS. ACIDEZ

Resulta paradójico que uno de los principales pilares de la salud ni siquiera se tiene  en cuenta en la medicina convencional. Se pueden ver pacientes en visitas a hospitales con gran variedad de enfermedades, cuya causa primaria está en un exceso de acidez que ya el cuerpo no puede compensar.

En los análisis de sangre la mayoría de las veces ni siquiera parece la referencia al PH sangíneo y de orina. Si está reflejado, sólo suele tenerse en cuenta en los casos extremos. Es realmente decepcionante. Dado que la mayoría de médicos no le dan importancia, cuando a los pacientes se les dice que cambien la alimentación de los hospitales (normalmente muy ácida) por más zumos verdes (con más alcalinidad) que les ayudarían a una completa desintoxicación, no lo tienen en cuenta.

Si en los hospitales se tomara conciencia y se alimentara a los enfermos con variedad de zumos de colores varias veces al día (los apropiados para cada enfermedad), los enfermos mejorarían mucho antes y no necesitarían tantos medicamentos como suelen suministrarles. Esto, además, sería más económico y mucho más efectivo. De hecho, en Japón existen ya tres hospitales para enfermos crónicos y con cáncer, donde tanto el personal como los pacientes se alimentan exclusivamente de zumos de diferentes colores (verdes, rojos y naranjas). 

Todo esto no son suposiciones. Se han realizado diferentes estudios científicos que confirman lo que aquí se dice (*) (aparecen en ingles pero se puede usar el traductor). No sabemos cuándo se aplicará esto en el mundo occidental. Esperemos que pronto. Entre tanto, vamos a intentar explicar por qué son tan beneficiosos :

1º.- El cuerpo humano sano está en estado alcalino. Cuando el medio en que viven las células se vuelve ácido aparecen todo tipo de enfermedades, incluídas las más mortales: las circulatorias y el cáncer.

2º.- Los ácidos (tóxicos) provienen del aire que respiramos, de lo que bebemos y de lo que comemos, por lo tanto somos totalmente responsables de nuestra acidez.

3º.- Por contra, lo alcalino proviene de las mismas fuentes con notables diferencias: el aire en una ciudad está mucho más contaminado que en el campo; el exceso de tóxicos nos acidifica; si en lugar de agua pura y vivificada, la tomamos con metales pesados, cloro y fluor, o consumimos refrescos y zumos azucarados, estamos introduciendo acidez en nuestro cuerpo. Así mismo, si comemos azúcar en sus múltiples formas, carnes, conservas no ecológicas, alimentos preparados y todo tipo de "comida basura" que prolifera, añadimos aún más ácidez.

4º.- Si ojeamos los alimentos de cualquier supermercado y casi todos  los que se anuncian en TV (es decir, los que consumen la mayoría de personas) predominan los ácidos exageradamente. De todo esto se deduce que en la mayoría de las personas prolifera en su organismo un medio ácido. Y lo peor es que los jóvenes, debido a lo anterior, cada día consumen antes sus reservas alcalinas; por eso proliferan las bebidas energéticas como las más vendidas entre ellos, porque es precisamente la energía lo que han perdido con sus reservas. Sin querer ser nostálgicos, no recordamos que allá por los años 60 ó 70 nos faltara energía; más bien lo contrario: no éramos diferentes, pero comíamos menos y mejor: no habia chuches, ni snacks, ni colas (ázucares varios).  En lugar de todo ello, comíamos pipas de girasol y regaliz... en lugar de móviles y consolas teníamos la calle para "quemar"... esto quizá es lo que marca la diferencia.

Ante este panorama y con la información que disponemos, intentaremos ayudar con sencillas recetas:  

1º.- Baños regulares en bañera o piscina con agua salada (articulo anterior).

2º.- Tomar en ayunas alternativamente un vaso de agua isotónica de agua de mar (1 parte de mar y 4 de dulce) y otro día un zumo de un limón con un poco de agua. Añadir una cucharadita de bicarbonato a la botella de agua que bebamos al día.

3º.- Diariamente, para desayunar o a media mañana y a media tarde un zumo vegetal (frutas y verduras) de varios colores : 


- ZUMOS VERDES: Las verduras de elección son las de hoja     verde: lechugas, escarolas, endivias, acelgas, berros, pepino, apio o espinacas, aderezadas con perejil fresco picado o en jugo. La mezcla con manzana es idónea, ya que esta fruta tiene buena sinergia nutritiva con las verduras verdes y proporciona al jugo un agradable gusto dulce. Indicados en: anemias, dolencias de hígado, retención de líquidos y contracturas, así como para el cuidado de la salud de los huesos.

  • ZUMOS ROJOS:  El tomate y la remolacha son las hortalizas protagonistas. Su contenido en vitamina C, folatos, potasio, magnesio, provitamina A y compuestos antioxidantes, así como el licopeno y las antocianinas (abundantes en la remolacha, a la que da el color rojo intenso-morado característico) explican la bondad de este tipo de licuados para la salud de la sangre y del sistema cardiovascular. Sin embargo, el consumo frecuente de tomate, por su particular composición, no resulta indicado en personas sensibles que sufren dolencias articulares. Sirvan estas recetas para deleitarse con un refrescante zumo de tomate, pepino y limón, jugo dulce de tomate o de remolacha con zanahoria, a modo de sopa fría o de granizado, al toque de pimienta. La granada está catalogada como la fruta más saludable y puede tomarse su jugo solo o mezclado con el de arándanos, mora, frambuesa y fresa; este cocktel sentará de maravilla en su cuerpo. Indicados en: dislipemias (colesterol y/o triglicéridos elevados), trastornos cardiovasculares, hipertensión arterial, procesos degenerativos y, en general, para depurar y mejorar la calidad de la sangre.
  • ZUMOS NARANJAS:  Las zanahorias son las hortalizas que marcan el color naranja de los jugos a los que se añaden. Es el caso del zumo de zanahoria con tomate o pepino, que mantiene el color naranja. También la calabaza, aunque ésta se ha de cocinar primero para hacerla comestible y digestiva. En ocasiones el color naranja no se aprecia tanto porque está enmascarado por la clorofila de las verduras verdes añadidas, como en el zumo de hortalizas, que además contiene lechuga, pimiento verde, apio y manzana. La riqueza en beta-caroteno (antioxidante) que el organismo transforma en vitamina A si lo necesita, determinará el valor nutricional de estos jugos y los diferencia de otros. Combinaciones típicas son zanahoria, mango y naranja; o también zanahoria, naranja y papaya. Puede combinar estos sabrosos zumos entre sí a su gusto. Indicados para: cuidar la salud ocular, alimentar, cuidar y mejorar el estado de la piel y de las mucosas (sequedad, irritaciones, llagas), mejorar las dolencias de la boca (aftas bucales, heridas en las comisuras de los labios), molestias, ardores y procesos inflamatorios en el esófago, así como cualquier otro tipo de infección, pues ayuda al sistema inmunitario.
  • LO QUE NO HAY QUE AÑADIR: Para no estropear estos preciosos zumos llenos de energía, enzimas, vitalidad  y alcalinidad hay que evitar el azúcar, los lácteos, el vinagre y el yogurt, ya que entonces sus propiedades quedan reducidas o anuladas. Además, tampoco los necesitan, pues si los prepara adecuadamente en una máquina de bajas revoluciones permanecen intactos sus sabores originales, que ya de por sí son dulces y agradables.
  • CÓMO PREPARARLOS: Existen en el mercado muchos tipos de licuadoras, pero principalmente hay dos: las centrifugadoras, con cuchillas a miles de revoluciones, que son las más comunes pero las menos recomendables, ya que producen calor y fricción que destruye muchas enzimas; y las de presión, que producen el zumo aplastando la verdura, a pocas revoluciones (80 r.p.m.), por lo que  producen más zumo sin estropearlo y se pueden incluso triturar hojas verdes como trigo, lechuga , espinacas etc. (que con las centrífugas resulta imposible).
  • (*)  EQUILIBRIO ÁCIDO-ALCALINO: PAPEL EN LA ENFERMEDAD CRÓNICA Y LA DESINTOXICACIÓN. En el anterior artículo y otros muchos puede verse el papel que juega la acidez en la enfermedad. Por lo tanto el mejor consejo que puede darse a un enfermo es que inicie inmediatamente una dieta totalmente alcalina.  Además, para obtener todos los nutrientes de estos zumos, el cuerpo no emplea mucha energía y toda la que ahorra el enfermo la puede utilizar para su curación porque el licuado facilita la digestión y absorción. Como proponen muchos prestigiosos doctores: Gerson, Young, Budwig, etc., los zumos de verduras y frutas, exclusivamente y cada hora, acompañados de una limpieza de colon, es lo que más le puede ayudar.  Si tiene alguna duda consulte con un profesional que le podrá orientar en su enfermedad.
      • LA DIETA IDEAL

         

        Si ha seguido los últimos artículos publicados sobre nutrición y es profano en la materia es probable que le resulte difícil digerir toda esa información.

        Para facilitar su comprensión intentaremos resumir los puntos principales:

        Hemos explicado que todo lo que comemos, bebemos y respiramos, el cuerpo ha de procesarlo para extraer de ello todo lo necesario para la vida. A su vez, ha de rechazar o excretar el resto mediante los órganos excretores: pulmones, hígado, riñones y piel, que son también los filtros de nuestro cuerpo.


        El cuerpo extrae las sustancias necesarias y nutre con ellas a las células. Éstas, al aprovecharlas, producen desechos metabólicos que se han de eliminar por los filtros. Pero sucede que, además de sustancias beneficiosas como el oxígeno, las proteínas, los aminoacidos, las vitaminas, etc., también consumimos otras que no necesitamos, que se han añadido a los alimentos, bien para conservarlos, darles mejor aspecto, mejor textura, mejor sabor, color etc. Éstas son las famosas E-xxx. Algunas de estas sustancias se añaden a los productos sin elaborar como frutas y verduras: pesticidas, abonos sintéticos, herbicidas etc. (nuevas E-xxx). Sumando toda esta cantidad de elementos innecesarios para el cuerpo, incluso tóxicos, vemos que cada día nuestros filtros procesan gran cantidad de desechos que hace sólo cien años no existían.


        Todos los desechos, a los que hay que sumar la proliferación de "comidas basura" y bebidas azucaradas, hacen que los filtros por saturación empiecen a rendir menos y, por ende, éstos empiezan a acumularse. ¿Dónde?: en depositos de grasa y agua, que poco a poco van ensuciando el inmaculado líquido extracelular en el que flotan todas nuestras células (ese 75%-80% de agua que tiene todo ser humano).


        Una vez que comprenda este proceso podrá entender la epidemia de obesidad a edades tempranas y de enfermedades que aparecen por doquier : enfermedades cardio-vasculares, diabetes, reumáticas, cáncer, digestivas y nerviosas.  Todas estas enfermedades, aunque no lo parezca, tienen su origen en una dieta abundante aunque pobre en nutrientes.


        "¿Cual es la dieta ideal?" se preguntará.  Aquella en la que se obtienen todos los nutrientes necesarios y se producen los menores residuos posibles; algo así como una gasolina super extra para su coche: máxima eficiencia con menos contaminación. Si quisieramos describirla podría ser la siguiente:

        Desayuno:  licuado con pulpa de diferentes frutas o leche vegetal con galletas integrales sin azúcar.

        Media mañana: licuado de verduras o hierba de trigo-cebada, zanahoria y una manzana. 

        Comida: ensalada variada rociada con agua de mar y aceite de oliva y wok de verduras y setas.

        Cena: caldo depurativo de verduras y pescado a la plancha. 


        Siempre que sea posible es importante que la fruta y la verdura sea ecológica; de este modo evitaremos bastantes sustancias indeseables que nuestros filtros ya no tienen que eliminar.


        Esto sería lo ideal: la dieta de referencia; pero para no hacerla monótona se puede ir incorporando un día a la semana carne, huevos y legumbres cocinadas con verduras y sin embutidos. Esto último sabemos que resulta difícil por la costumbre. Pero si incorporamos verduras como el apio, zanahorias, puerros etc. y una vez finalizada la cocción se añade un chorrito de agua de mar o un poco de sal marina sin refinar o del Himalaya, el potaje resulta delicioso y mucho más sano.


        Comprendemos que llevar estas recomendaciones al pie de la letra resulta complicado por temas laborales o de disponibilidad, pero no ha de preocuparse por ello.Nuestro cuerpo puede procesar las desviaciones que se produzcan de forma esporádica. Si tuviésemos nuestros filtros totalmente limpios, el margen de desviación es amplio. Pero si tenemos unos años y no hemos seguido esta dieta, lo ideal es iniciar una fase de limpieza y depuración. Esta consistiría en realizar un ayuno o, si no se ve con fuerzas, hacer al menos una semana la dieta ideal descrita, ayudándose de baños depurativos de sal, tisanas depurativas de boldo para el hígado y de cola de caballo para el riñón. Además, para estos últimos puede añadirle al agua que beba extracto de lipidium y grama, con lo que coseguirá su limpieza.


        Habrá observado que esta dieta es muy alcalina: conseguirá alcalinizar su cuerpo en poco tiempo. De este modo mantendrá alejadas las enfermedades y su estado de salud y constantes vitales mejorará rápidamente.


        Hemos hablado de lo que puede tomar, pero queremos también exponer todo lo que va en contra de lo anterior, es decir, todo aquello que producirá ácidos en su cuerpo o desechos indeseables:

        El ázucar, el más usual y el menos aconsejable; las grasas hidrogenadas (pastas industriales y margarinas), las  bebidas gaseosas azucarádas, licores concentrados, los lácteos animales, sobre todo de vaca, alimentos procesados o industrializados, consevas no ecológicas, aceites de maíz o girasol (omega 6), embutidos. De estos productos hay que hacer dos distinciones: el jamón criado con forraje y bellota y los quesos de cabra y oveja sin aditivos y elaborados con leche cruda. Esto es así porque algunas bacterias presentes en ellos transforman las grasas saturadas que contienen en ácidos GLA (oleicos conjugados) que se han mostrado en diferentes estudios beneficiosos y protectores cardio-vasculares y anticancerígenos.


        Un estilo de vida saludable consiste también en hacer cierta cantidad de ejercicio cada semana, cada cual de acuerdo con sus posibilidades.


        Todo lo expuesto en este artículo es un manual a tener en cuenta. Creemos que resulta sencillo y fácil de asimilar, pero tampoco debemos obsesionarnos. Hemos comentado que hay un margen amplio de desviación; lo más importante es ser consciente cuando tome algo que sabe que no le interesa, aunque parezca que no tiene más remedio o le apetezca. Sea consciente de ello y poco a poco irá cambiando esas costumbres erróneas que por desconocimiento haya adoptado hasta ahora.


        3-CANCER : ALCALINIZAR O MORIR

        El cáncer afectaba a primeros del siglo XX a 1 de cada 10 personas; actualmente se ha convertido en una pandemia que afectará a 1 de cada 3 personas.

        En este proceso inexorable está implicada principalmente la alimentación. Como podrá comprobar en este vídeo, se indica la clave para mantenerlo alejado, lo que debemos tomar y lo que no, ... Interesante resumen de lo que debemos practicar y lo que no...






Buscar

PayPal